Fronteras – Juan José Téllez

Otra vez nos han tomado el pelo. A Naciones Unidas y a todos los ciudadanos que aplaudimos la imposición de una zona de exclusión aérea sobre Libia y nos encontramos de la noche a la mañana con una guerra en toda regla que va más allá de la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU, aprobada el pasado 17 de marzo y que, a grandes rasgos, decidía “establecer una prohibición de todos los vuelos en el espacio aéreo de la Jamahiriya Árabe Libia a fin de ayudar a proteger a los civiles”, autorizando tan sólo los vuelos humanitarios. Se dejaba bien claro que se autorizaba “a tomar todas las medidas necesarias” a fin de “proteger a los civiles que estén bajo amenaza de ataque en la Jamahiriya Árabe Libia, incluida Bengasi, aunque excluyendo el uso de una fuerza de ocupación extranjera de cualquier clase en cualquier parte del territorio libio”.

¿Entre “todas las medidas necesarias” figura, acaso, esa toma de partido a favor de los rebeldes que parece haber adoptado la fuerza aliada que lleva a cabo las operaciones y cuyo mando acaba de ser asumido por la OTAN? Cierto es que la resolución permitía derribar aviones libios si estos persistían en atacar a la población civil. Y que incluía, por supuesto, el embargo de armas y la necesidad de establecer mecanismos para que Gadafi dejara de contratar mercenarios que atacasen a su propio pueblo. Sin embargo, lo que está hoy por hoy sobre la mesa es un ataque masivo y un apoyo explícito al derrocamiento del excéntrico coronel a quien la resolución 1970 adoptada el pasado 26 de febrero por el mismo Consejo de Seguridad, ponía en manos del Tribunal de la Haya, al tiempo que se condenaban activos de empresas, propiedades y bancos vinculados al dictador.

Entre los precedentes de estas medidas suele citarse como en 1991, EEUU, Reino Unido y Francia acordaron, por si cuenta y riesgo, sin una resolución de la ONU, la creación de una zona de exclusión aérea en Irak, por encima del paralelo 36, para defender al pueblo kurdo y en el contexto de la primera guerra del Golfo. En años sucesivos, la zona se ampliaría ilegalmente aunque sin sanción alguna por debajo del paralelo 32 y alcanzó finalmente al paralelo 33, en un carísimo dispositivo que se mantuvo en vigor en algunos casos hasta 2003, cuando se llevó a cabo la actual guerra que a su vez conllevó la caída y muerte de Sadam Hussein, sin que Naciones Unidas moviera un dedo a pesar de que ninguna resolución amparaba específicamente tales actuaciones.

En cambio, Naciones Unidas estableció en 1992, a través de la resolución 781 del Consejo de Seguridad, la prohibición del tráfico aéreo militar en Bosnia-Herzegovina, lo que sin embargo no evitó el terrible asedio a Sarajevo o la célebre matanza de civiles en Srebrenica. Hizo falta nuevas resoluciones del Consejo –786 y 816—para ampliar el operativo a medida que las hostilidades proseguían. Y, de hecho, la zona de exclusión duró tres años, hasta la firma de los acuerdos de Dayton que pusieron fin al conflicto.

¿Por qué ahora los aliados, incluyendo a España, no fuerzan la máquina para una nueva resolución que les ampare? Todos los indicios apuntan a que se está aprovechando la resolución 1973 como coartada y que lo que está en presencia es una clara toma de partido hacia los rebeldes –una amalgama de fuerzas que convergen en el rechazo a las prácticas despóticas de Gadafi pero que no presentan un frente cohesionado ni un mismo proyecto de futuro–, lo que suscita el rechazo de numerosos países árabes, incluidos aquellos que hasta ahora no han conocido revueltas internas como las que vienen sacudiendo a la región desde el pasado año.

Naciones Unidas hasta ahora excluye explícitamente la actuación de una fuerza terrestre, pero esa hipótesis no deja de barajarse y provoca un lógico temor a una colonización occidental similar a la que se ha llevado a cabo en Irak, afectando curiosamente a dos países cuyos líderes –el extinto Sadam Hussein y el contumaz Gadafi cuya caza y captura tampoco ha autorizado el Consejo de Seguridad—mantenían serias diferencias con Al Qaeda.

El 17 de marzo, en su 6498ª Sesión, el Consejo de Seguridad venía a satisfacer las expectativas de muchos que creíamos que, de nuevo, la ONU estaba tardando en actuar frente a una matanza de civiles. Ahora, mucho nos tememos que dicho organismo que sigue siendo nuestra última esperanza blanca ante los excesos particulares de los más fuertes del planeta, va a volver a ser el hazmerreir de la historia. Tras acabar literalmente con la aviación del régimen libio, ¿nuestras unidades aéreas –también las españolas—no tendrían que limitarse a vuelos de rutina sobre dicho espacio?

A todos, empezando por el Consejo de Seguridad a tenor de aquella Resolución, nos aflige el “deterioro de la situación en el país, la escalada de violencia y el elevado número de víctimas civiles”. Sin embargo, ir más allá de su letra y de su música supondría una clara injerencia que desestabilizaría aún más esa zona especialmente sensible del planeta y dejaría desautorizado nuevamente a Ban ki Moon, que tuvo que implicarse personalmente en esta resolución, y a todos quienes seguimos creyendo en el célebre edificio de la primera avenida a la altura de la calle 46 de Nueva York.

Cierto es que la resolución deplora tanto las “detenciones arbitrarias, las desapariciones forzadas, los casos de tortura y las ejecuciones sumarias”, así como “los actos de violencia e intimidación cometidos por las autoridades libias contra periodistas”, pero también la utilización de fuerzas mercenarias –sobre todo, soldados de fortuna procedentes de países situados más allá del desierto–. Sin embargo, uno de los epígrafes del acuerdo desautoriza el “uso de una fuerza de ocupación extranjera de cualquier clase en cualquier parte del territorio libio”. Era algo más que un guiño a la comunidad árabe y su vulneración, cada vez más próxima a la luz de los últimos acontecimientos, exigiría al menos una nueva resolución de Naciones Unidas que difícilmente aceptarían China y Rusia, con derecho a veto en el Consejo de Seguridad.

Una nueva ilegalidad internacional en Oriente Próximo, que vendría a sumarse a las frecuentes irregularidades del Estado de Israel y a la invasión ilegal de Irak, sólo serviría como un nuevo y formidable pretexto para multiplicar el espectro del yihadismo en sus diferentes versiones. En cualquier caso, los aliados difícilmente podrían escudarse para ello en la polémica modificación del párrafo 11 de la resolución 1970 sobre el embargo de armas que autoriza a los estados miembros a que, “actuando a título nacional o por conducto de organizaciones o acuerdos nacionales, y a fin de garantizar la estricta aplicación del embargo de armas establecido en los párrafos 9 y 10 de la resolución 1970, inspecciones en su territorio, incluidos los puertos y aeropuertos, y en alta mar, los buques y las aeronaves con origen o destino en la Jamhiriya Árabe Libia, si el Estado en cuestión tiene información que ofrezca motivos razonables para creer que la carga contiene artículos cuyo suministro, venta, transferencia o exportación, estén prohibidos”. La modificación de la resolución anterior incluye “el suministro de personal mercenario armado”, lo que compromete seriamente a las posiciones de Argelia y Siria, también zarandeadas por revueltas internas y que aceptaron servir como puente para la contratación de fuerzas mercenarias y armas por parte de Tripoli. Al mismo tiempo, Naciones Unidas exhortaba “a todos los Estados del pabellón de estos buques y aeronaves a cooperar con estas inspecciones, y autoriza a los Estados Miembros a aplicar toda medida acorde con las circunstancias concretas para realizar esas inspecciones”. Sin embargo, nada se habla de inspecciones sobre el territorio libio que pudieran camuflar operaciones militares de distinta catadura.

Claro que Gadafi, cuyo ministro de Exteriores Musa Kusa anunció un inmediato alto el fuego, siguió bombardeando Bengasi y ello provocó el ataque sobre su aviación, hasta aniquilarla durante la pasada semana. También el ataque de las fuerzas aliadas habría aniquilado a numerosos civiles, a los que en principio pretendía proteger. Daños colaterales, según la jerga de los especialistas en Defensa. Tampoco estaban previstos por la Resolución 1973.

Quizá, visto lo visto, a estas alturas de la película, la OTAN tendría que limitarse a mantener una especie de guardería aérea que impidiera nuevas matanzas. Y dejar la guerra y los pozos de petróleo en manos de los libios. O, en cualquier caso, de los cascos azules.

(10) Comentarios

  1. [...] Libia, más allá de la revolución 1973 [...]

  2. unai

    El objetivo es claro; Desmantelar el país más próspero de la zona y someter a la población al caos y a la violencia sectaria, igualito que en Irak.
    Sospecho que además de saquear los recursos, se persigue allanar el camino a los sionistas.
    Por cierto, ni una sola mención en el artículo al uso de bombas con Uranio empobrecido (???).
    Juan José: “…dicho organismo que sigue siendo nuestra última esperanza blanca ante los excesos particulares de los más fuertes del planeta…”. Se me cae el alma a los piés. Si esto realmente es así, estamos bien jodidos. ¿No vamos a despertar nunca?
    Un abrazo a tod@s.

  3. rgr

    No me queda clara la opinión del artículo. ¿Que propone el autor que se debería hacer?

    1- “OTAN tendría que limitarse a mantener una especie de guardería aérea que impidiera nuevas matanzas”, cuando antes ha destacado acertadamente que esto no funciona para impedir matanzas (ver Bosnia)

    2- “Cascos Azules”. ¿Pero de qué país? ¿Con una nueva resolución?

    3- Ni China ni Rusia van a permitir otra resolución, o sea que no se puede buscar una solución por ahí.

    4- Molesta la toma de partido en favor de los reveldes. ¿No era la simple resolución ya una toma de partido? ¿Hay alguna otra opción?

    A mi entender no va a haber ni una intervención de cascos azules ni tropas terrestres de la OTAN (pese a que podría ser deseable a corto plazo) pq ninguno está suficientemente comprometido.

    Sugerencia: ¿porque no són otros países arabes y africanos los que intervienen? Así no habrá dudas de neo-colonialismo … ¿pq ninguno quiere hacerlo? ¿Pq les importa un pimiento los derechos humanos y los líbios? Podría ser…

  4. Daniel

    Hillary Clinton en rueda de prensa vino a decir:”Gadafi hizo movimientos positivos en años pasados pero,teniendo en cuenta la situación actual de la región,no es un lider válido, debe irse”.¿Nadie conoce la doctrina estrada de no injerencia en asuntos internos?
    Las protestas se han extendido en el mundo arabe.El término más repetido es derechos humanos, el signo más visto, los dos dedos de la paz.¿No se han visto desde el primer momento en Libia personas armadas llamadas civiles?
    ¿Escuchasteis esto?:están llendo a los hospitales a rematar a los heridos (en los primeros días de revueltas en Libia)¿alguien vió las imágenes?¿no es necesario constrastar las informaciones en periodismo?
    Isomorfismo mimético:Proceso por los cuales las organizaciones se vuelven cada vez más similares.Las organizaciones que practican mímesis buscan adoptar los aspectos y atributos que parecen conducir a una organización al exito,y por lo tanto evitar los procesos de prueba y error.La cercanía geográfica claramente influye.
    Existe otro tipo de isomorfismo:el coercitivo¿cual es el porcentaje de cada uno en esta situación?
    Gadafi es un dictador.¿permite automáticamente calificar a sus opositores “pro-democracy forces”?
    ¿No existe una gran importancia emocional en la percepción política?Ya sabemos la carga emocional que nos dan de Gadafi,que el mismo alimenta¿que bases legitimas en este sentido podemos afirmar del lado contrario?
    ¿los conflictos internacionales están evolucionando hacia una defensa de los DDHH?¿si?
    Los” leitmotivs” anteriores eran el comunismo y el reciente “terrorismo internacional”. El segundo plano de estas razones intervencionistas,¿no hace necesario la aparición de un nuevo motivo movilizador?¿ahora en positivo?Uhm..nuevo.
    Los paises que votaron “si” en la famosa resolución tiene problemas internos derivados de la reciente crisis económica.¿La cobertura informativa de una guerra no cambia/minimiza la percepción de una crisis interna?
    ¿no se redirige en parte el discurso de la gente?
    La bandera de los “pro-democracy forces” es la del anterior régimen, un colectivo trival contrario¿se puede establecer una analogía entre el binomio sunni-chii en Irak?¿existen ventajas en el dividir diferentes grupos?
    La hace tiempo esperada intervención en Irán¿es posible que no se implemente por la homogeneidad social que tiene ese país(90% chiies)?
    Cuando un país tiene revueltas internas que tambalean el régimen,sus fronteras son mas permeables ¿simple casualidad que desde el principio viéramos civiles armados?
    ¿tienen acuerdos comerciales y/o de defensa Egipto y Túnez con EEUU?Si
    ¿Esta cambiando el proceso de toma de decisiones en el mundo árabe?SI
    ¿Ha cambiado el proceso de toma de decisiones en el ámbito occidental?¿Si? ¿seguro?
    ¿se ha extralimitado ya suficientemente la “no fly zone?¿o son aún más amplios los límites?
    La actual intervención pude derivar en guerra civil.El bando débil esta siendo fortalecido desde occidente.¿la posible guerra se alargará para aprovechar el desorden interno o se acelerará para restablecer/renegociar los acuerdos comerciales?
    Un par de preguntas simplonas¿que es absolutamente necesario para que existan “los buenos”?
    las personas mismas necesitamos dinero¿crees que lo que necesita los estados de Occidente son derechos humanos?
    Me permito solo un famoso dicho: “El diablo puede citar las sagradas escrituras para conseguir sus objetivos”

  5. Facundo

    El análisis de Daniel es impecable. Los medios oculta y falsean los hechos, pero más que nada mantienen todo en una nebulosa imposible de ser comprendida por un lector occidental medio. Esta vez no hay fisuras como con la guerra de Irak. Están todos de acuerdo. Se trata de destruir las fuerzas armadas de los países no alineados, y tratar de que se maten entre ellos.

  6. Tal y como dijo Unai en el primer comentario…”“…dicho organismo que sigue siendo nuestra última esperanza blanca ante los excesos particulares de los más fuertes del planeta…”. Se me cae el alma a los piés. Si esto realmente es así, estamos bien jodidos. ¿No vamos a despertar nunca?”

    Opino lo mismo, igual con el Documento X se aclaran las dudas:
    http://yoquieroyactuo.blogspot.com/2011/02/documento-x_10.html

    (Básicamente la cuestión es… ¿y si los que creemos “buenos” no son tan “buenos”?).

    Un saludo!

  7. gadafi como todos no es menos asesino que mubarak ni benali de tunes ni saleh de yamen lo que a estos les fallaron las fuerzas armadas que se mantuvieron al margen pese a reiteradas ordenes de entervenir los arabes estamos gobernados por gente iligitima para hacerlo los presidentes heredan el poder a sus hijos las elecciones se falsean hay torturas hay desapareciones hay gente en la carcel por motivos politicos y se juzgan por terroristas hay mucha sin juicio detenida hay mucha corrupcion hay racismoy desprecio hay miedo a la insertidumbre todo hace que la calidad de vida sea menos soportable que la propia muerte por mucho ejercito que tenga gadafi esta acabado como todos iran es la uiaca democracia consolidada creo que la desgracia del pueblo muslim es su requeza alos ciudadanos que sufren las balas nunca han sido benificiarios de su petroleo solo victimas de las guerras que provoca occidente debe alejarse de embusteros asesinos y arrimarse a los ciudadanos ser musluman no es ser ostil el islam conduce a la democracia y la democracia al islam

  8. y?

    ¿y por que aplaudisteis una zona de exclusion aerea? ¿por que?
    eres complice !!!

  9. [...] se convirtió, el 17 de marzo, en la Resolución 1973 del Consejo de Seguridad que les permitió al Imperio y sus cómplices  el bombardeo indiscriminado a [...]

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa