Fronteras – Juan José Téllez

Al letrero del Café Hafa se le ha caído la hache. Pero la luna turca rielaba ayer martes sobre el Estrecho de Gibraltar, desde sus terrazas en las afueras de Tánger cuando ya corría como la pólvora que el rey Mohamed VI había nombrado como presidente del Gobierno –esa es la nueva denominación constitucional de los antiguos primeros ministros—a Abdelila Benkiran, el líder del Partido de la Justicia y Desarrollo. Se trata de  una organización islamista que ya acarició la victoria en 2007 tras largos años en los que el majzén marroquí impedía que se presentara por todas las circunscripciones del reino. El pasado viernes 25 de noviembre se hizo, sin embargo, con la victoria en los primeros comicios que Marruecos celebra tras la tan abrumadora como sospechosa aprobación de la nueva Constitución el pasado 2 de julio. Toda una operación de maquillaje democrático por parte de la dinastía alauita que vio como se mojaban las barbas de algunos de sus vecinos y decidió improvisar una reforma política antes de que el movimiento popular 20 de febrero tuviese suficiente fuerza como para moverle el trono.

Elecciones 25 de Noviembre, 2011. Marruecos (AP Photo)

En Marruecos, al contrario que en Túnez o Egipto, todo parece controlado desde el régimen. Quizá porque a Estados Unidos le interese sobremanera su estabilidad como plataforma del futuro Africom, el mando unificado que pretende combatir sobre el terreno a Al Qaeda del Magreb Islámico, para lo que está levantando una formidable base militar en Tan Tan. Pero los jóvenes rebeldes del 20-F no se sienten concernidos por esa reforma ni por las elecciones del viernes: el domingo, recorrían las calles tangerinas y las de otras de las más importantes ciudades del país. Se trataba de una marcha cívica pero segregada, en donde las opciones laicistas desfilaban a cierta distancia de los islamistas de Justicia y Espiritualidad, que tampoco aceptan el nuevo texto de la Constitución porque sigue considerando a Mohamed VI como comendador de los creyentes. Y los autores de la reforma terminaron por incluir dicha prerrogativa coránica a fin de evitar que la pérdida de esa condición empujara a ese grupo del anciano jeque Abdesalam Yassin a radicalizar sus posiciones. No en balde, él no reconoce la autoridad del rey porque su linaje también entronca con el profeta. Y, para colmo, su hija Nadia Yassin ya se definió hace tiempo como islamista pero republicana.

El nuevo presidente de Marruecos Abdelilah Benkirane el día de las elecciones (AP Photo/Abdeljalil Bounhar)

A la familia Yassin y a su grupo no se le permite presentarse a las elecciones, pero sus fieles tampoco lo hacen, porque en cierta forma sería reconocerse como súbditos del actual monarca y ese no es su discurso. De ahí que el único islamismo reconocido oficialmente fuera el que ganó estas últimas elecciones que los jóvenes airados se encargaron de boicotear, pintarrajeando las papeletas para convertirlas en votos nulos, según pudieron comprobar en ciertos colegios de la ciudad algunos observadores entre quienes se encuentra un equipo dirigido por el prestigioso arabista español Bernabé López.

La ley electoral marroquí es compleja y no suele permitir las mayorías absolutas. Así que tendrá que gobernar en coalición, quien sabe si con los socialistas con quienes no guardan precisamente buenas relaciones históricas.  El PJD obtuvo 107 de los 395 escaños en las elecciones legislativas cuando en el anterior parlamento sólo contaba con 47 diputados sobre los 325 que tenía la antigua cámara. A pesar del recelo que suscita el islamismo entre la clase política tradicional,  al menos tres formaciones no tendrían inconveniente en sumarse a un futuro gobierno con estos barbudos moderados. Se trata del partido nacionalista clásico, el Istiqlal, que suma 60 escaños o la Unión Socialista de Fuerzas Populares, con 39. Ayer lunes, líderes de ambas siglas se reunían con representantes de los antiguos comunistas del Partido del Progreso y el Socialismo para adoptar una postura común ante una eventual propuesta de que se sumen al Gobierno, algo impensable cuando el islamismo y la izquierda marroquí nunca fueron buenos compañeros de cama.

La victoria del PJD se veía venir por lo que no extrañó a nadie que dicha formación se hiciera, desde mucho antes de su tsunami electoral,  con un exuberante palacete no muy lejos del consulado español y la avenida Mohamed V de Tánger. Ahora, quizá sus dirigentes terminen formando parte del majzén, la enrevesada casta de poder marroquí, que engloba a los grandes próceres de la administración, a los responsables políticos, empresariales y sindicales, así como a las familias que realmente vienen gobernando el país desde su independencia en 1956. Lo que no deja de ser una paradoja si se tiene en cuenta que en 2003, tras los atentados de Casablanca, muchas voces se alzaron en demanda de su ilegalización, llegando a imputarles sin prueba alguna la autoría intelectual de dicha matanza.

En las últimas semanas, el flamante presidente marroquí  le ha venido quitando hierro a su condición islamista e incluso ha llegado a asegurar que se trata de una opción similar a la que lidera Erdogan en Turquía, que también lleva el nombre de Partido de la Justicia y el Desarrollo, aunque no se sabe bien qué fue antes si el huevo marroquí o la gallina turca. También, en una pirueta retórica más arriesgada, el nuevo presidente del Gobierno de Rabat ha equiparado el componente religioso de  su formación con el de la democracia cristiana europea.

Manifestación del Movimiento 20 de Febrero (AP Photo:Abdeljalil Bounhar)

En gran medida, fue un partido de laboratorio. Desde finales de los años 80, Justicia y Espiritualidad crecía exponencialmente en los suburbios de la sociedad marroquí, al pairo de determinadas mezquitas que se ganaron el favor popular con dádivas y auxilios que no prestaba el Estado. Consciente del peligro que podía suponer para su reinado, Hassan II, instalado perpetuamente en lo que los historiadores llaman sus años de plomo, mantuvo a Yassin bajo arresto domiciliario, durante más de ocho años, en su hogar de Casablanca. Pero fue su hija quien asumió la voz cantante de dicha organización sumamente crítica con el stablishment.

El Partido de la Justicia y el Desarrollo, en cambio, se levantó sobre una organización anterior que lideraba un prestigioso líder, el doctor Jatib, que nunca rozó los umbrales del poder pero que permitió a Benkiran heredar a su militancia y su influencia. Quizá su triunfo no hubiera llegado a tanto de no ser por la caída en desgracia del Partido Autenticidad y Modernidad (PAM), el llamado Partido del Rey que lidera Mohamed Cheij Biadilá, que dio el campanazo en las elecciones municipales de 2009, que se nutrió de tránsfugas escogidos de entre el propio menú parlamentario y que gozó de buena prensa pero pronto se le vieron maneras de arribismo, por lo que ahora apenas se posiciona como la cuarta fuerza política del país con 33 diputados de la nueva cámara. Su relación es peor que la que se presagia para los nuevos gobiernos de Rabat y de Madrid. Como el gato y el agua se llevan, de puertas para adentro en Marruecos, los del supuesto Partido del Rey con los islamistas y viceversa. Claro que visto lo visto en la historia política reciente, quizá tan sólo sea todo cuestión de tiempo de que hagan las paces.

Protestas en Marruecos

Ahora, al nuevo Gobierno le tocará poner a prueba una Constitución ambigua que necesita desarrollar aspectos cruciales como el de la separación de poderes: “Benkiran ha dicho que hay que acabar con la gobernanza del teléfono”, comentaba el profesor Larbi Ben Othman, durante un debate celebrado el pasado lunes en el Instituto Cervantes de Tánger, en referencia al tráfico de influencias que ha venido caracterizando a las relaciones de poder en su país. La calle viene exigiendo claramente que se acabe con la corrupción y a los nuevos gobernantes sólo les quedará dos opciones, acabar con el majzén o integrarse en su seno. De entrada, los analistas políticos apuestan a favor de que Benkiran se rodee de personalidades políticas con suficiente carácter y que sepa afrontar dos de los principales problemas que arrastra el país, el paro cuyas cifras podrían oscilar en torno al 30 por ciento de la población y la excarcelación de los presos políticos, más allá de los autores de los atentados que suele atribuirse Al Qaeda del Magreb Islámico. Hay gente en la cárcel por difundir un blog a través de la red o publicar revistas, entre otros delitos de opinión al uso. En el caso de que fuera posible excarcelarles, es menos probable que se acabe con la impunidad de quienes les han mandado a prisión abusando de la ley.

Manifestantes del Movimiento 20 de febrero (AP Photo:Abdeljalil Bounhar)

También en Marruecos ha habido no menos de quince jóvenes que se han quemado a lo bonzo. En Túnez, bastó con uno para iniciar una revuelta que condujo al destierro al presidente Ben Alí. Ahora, allí se construye una democracia de nuevo cuño: “Y en Marruecos, nos hemos hecho un lifting”, bromeaba Othman.

(3) Comentarios

  1. [...] La luna islamista riela sobre Marruecos [...]

  2. Juanita Calamidad

    Quizá no sea tan descabellado atribuir cierta veracidad a las acusaciones de Gadafi y de Bashar el Asad de que las revoluciones árabes se han teledirigido desde posiciones interesadas: EEUU,Francia, España, Trini Sonrisafalsa… A los dictadores marroquíes siempre se les apoya y se les disculpa. Ver a Trinidad Jiménez (y a Rubalcaba) hablando de sanciones a Irán y recordar su posición disculpando a Marruecos tras el desmantelamiento de Gdiem Izik, la expulsión de periodistas, el encarcelamiento de cientos de saharauis….dan ganas de echarse a llorar. O a quemar algo.

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa