Fronteras – Juan José Téllez

Flores colocadas por manifestantes tunecinos en el cañón del arma de un soldado durante una manifestación contra el nuevo gobierno compuesto por políticos de la vieja guardia del partido de Ben Alí. 20 de enero de 2011. (AP Photo/Christophe Ena)

Un año después de la eclosión de las llamadas “primaveras árabes”, el politólogo, sociólogo y filósofo francés, Sami Naïr (Tiemcé, Argelia, 1946) ha publicado La lección tunecina. Cómo la revolución de la dignidad ha derrocado al poder mafioso. Y es que, a su juicio, el poder político de Túnez se había equiparado a ese tipo de organizaciones criminales: “El clan de la familia de Ben Ali se habían apoderado de todo el poder y pensaban que podían gobernar a través de sus intereses privados”, asegura. Así lo explica en su libro el director del Centro Mediterráneo Andalusí (CMA) de la Universidad Pablo Olavide quien ayer jueves presentaba esta obra en Sevilla, en un acto organizado por Attac y presentado por el economista Juan Torres, afecto a dicho grupo y a dicha circunscripción universitaria. A la hora de explicar lo ocurrido en Túnez y en otros países norteafricanos, Nair insiste en el concepto de “karama” (dignidad en árabe).

Editado por Galaxia Gutemberg, la obra de Naïr se basa en entrevistas personales con los principales protagonistas de la revolución tunecina, hace balance de la primera revolución democrática de la historia árabe y plantea los principales objetivos para un futuro próximo: “Los tunecinos están a punto de comenzar un nuevo tramo de su historia –asevera Naïr–, una nueva era que marcará la identidad de los pueblos árabe-musulmanes. Por fin han podido palpar un futuro democrático y republicano estas sociedades [...]. Hace falta, desde luego, más tiempo para ayudarnos a valorar los efectos de tal cesura histórica. Pero ya nada volverá a ser igual, y los árabes que a partir de ahora luchen por la democracia y la ciudadanía deberán recordar siempre la valentía de tantos jóvenes tunecinos anónimos”. Leer más